Noticias de Ensenada Noticias de Berisso

Misteriosa aparición de un extraterrestre en Ensenada la noche del eclipse

Después de casi dos semanas de una exhaustiva investigación que incluyó estudios en el lugar de los hechos, entrevistas con testigos, análisis de imágenes y recopilación de archivo, miembros de la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO) presentaron los resultados de un impactante caso de un humanoide en nuestra región. Una misteriosa figura gris de aproximadamente 2 metros de alto se apareció frente al auto de una familia durante la noche del último eclipse, en plena Isla Santiago, mientras que al mismo tiempo otros testigos se paralizaban observando inexplicables luces en el cielo.

“¡Último momento! Un encuentro con un humanoide en horas de la madrugada se produjo entre las localidades de Ensenada y Punta Lara (Buenos Aires) con varios testigos. Caso en investigación”. Así fue el escueto mensaje que difundió el lunes 21 de enero el reconocido estudioso del fenómeno ovni Luis Burgos, que lleva toda una vida dedicándose a encabezar estas investigaciones. A partir de ahí, con mucho hermetismo el grupo de investigación se puso el caso al hombro y durante varios días recolectaron pruebas y testimonios para intentar aclarar qué fue lo que pasó aquella noche del 20 de enero, en donde miles de personas salieron a fotografiar el eclipse lunar.

El hecho puntual aconteció dentro de la Isla Santiago, en Ensenada, pocos minutos después de las 00 horas del lunes 21 de enero. Una familia completa integrada por Cristian, de 43 años, su esposa Mirta (33), su hijastra (19), su sobrino (12) y su pequeña hija de 2 años y medio viajaba por la ruta en su auto, con la selva marginal a ambos costados, cuando tuvieron que frenar de golpe la marcha ya que a pocos metros se toparon con algo extraño.

“En una larga recta que conforma el camino asfaltado Cristian nota algo raro a lo lejos: una silueta alta, que calcula en más de 2 metros, se hallaba al lado izquierdo del camino siendo iluminada a la distancia por los faros del vehículo. Daba la sensación que estaba de espaldas. Debido a la sorpresa, aminora la marcha y baja las luces del automóvil para una mejor visión. Y es allí donde se percata que el personaje cruza la calle de forma normal y se introduce en el follaje lindero al camino. Metros más adelante, al pasar por el lugar donde supuestamente se escondió, no observó nada extraño y siguió su rumbo ya que su esposa no quiso detenerse”, relataron desde la FAO.

Así, tras tomar nota de las declaraciones de la familia, los investigadores reconstruyeron la figura, que además coincide con viejos relatos de antiguos casos: no menos de 2 metros de altura, de contextura estilizada y enfundado en una vestimenta uniforme color gris pero no luminosa, con la parte de la cabeza más oscura que el resto del cuerpo y, en esta ocasión, con los brazos abiertos y algo inclinados hacia delante junto a su torso.

Pero lo que más llamó la atención de los investigadores fue que al mismo tiempo, y en un lapso de 48 horas, varios vecinos más -no solo de Ensenada sino también de La Plata y Los Hornos- aseguraron haber visto extrañas luces blancas y verdes sobrevolando el cielo, con lo cual inevitablemente les hizo preguntar si existía algún tipo de relación directa con aquel presunto encuentro cercano del tercer tipo.

“Lo que yo vi pasó la noche después a la del eclipse, en Punta Lara. Yo estaba con una chica en el fondo de casa con las luces apagadas, en las reposeras tomando algo, cuando de golpe ella salta y dice ¡Mirá!: era una luz blanca que iba medio bajo, sin balizas, que se desplazaba sin emitir ruidos y no iba a gran velocidad, sobre un campo cercano a la costanera”, le relató Ángel a 0221.com.ar, uno de los testigos del ovni. “Nos quedamos hablando porque no sabíamos qué era, si era un satélite o no sé, era algo muy raro, no era ni un avión ni un helicóptero, eso seguro. Habrá durado alrededor de 1 minuto y medio; lo vimos venir de lejos y por eso nos paramos contra el alambrado de un vecino para tener una mejor visión. Así lo empezamos a seguir con la cabeza hacia el norte, hasta que desapareció”, agregó.

Y Ángel no fue el único que vio un objeto volador no identificado. En el informe presentado por la FAO que contextualiza el caso del humanoide también se destacan los testimonios de varias personas más: hacia las 22.30 del domingo 20, vecinos de Villa Rubencito -barrio lindero a la isla- aprecian sobre la misma las evoluciones de un objeto volador de color verde por espacio de unos minutos; a las 02 del lunes 21 una vecina de Los Hornos se sorprende al visualizar el vuelo rumbo al Río de la Plata de una luz verde -la cual pudo fotografiar con su teléfono celular-; y a las 02.30 trabajadores que se hallaban de turno en el Astillero Río Santiago son testigos del vuelo de un objeto también verde en dirección al Monte Santiago.

Para el numeroso grupo de investigadores integrado -además de Burgos- por Lucia López, Mónica Alzamendi, Patricia Gómez, Nelson Polanco, Miguel Peralta, Diego Sampedro, Raúl González y Luis Hernández, todo esto hace suponer que “sin dudas se robustece la hipótesis de que algo anómalo sucedió entre el cielo y la tierra de la Isla Santiago”.

Fuentes Mirada-critica, 0221

Continuar leyendo:


Ver articulo completo

Noticia Anterior:
Noticia Siguiente:

Este es un espacio para la construcción de ideas y la reflexión, que apoya e incentiva la pluralidad de pensamiento. No un escenario de ataques al pensamiento contrario.


Submit your comment

Your name is required